BUSCARAN QUE POBLACIÓN MIGRANTE EN EDAD ESCOLAR SEA RECIBIDA EN ESCUELAS DURANTE CICLO 2021-2022

0
111

• La falta de documentación, la equivalencia de estudios y la inflexibilidad son principales obstáculos para que se inscriban en las escuelas.
TIJUANA, B.C.,- 30 de agosto de 2021.- La falta de documentación para el registro en la escuela y la equivalencia del nivel escolar son los obstáculos que buscará mitigar la Dirección de Atención al Migrante (DAM), a fin de beneficiar a los menores de edad en contexto de movilidad, posibilitando que continúen sus estudios en el ciclo escolar 2021-2022.
El director de Atención al Migrante, José Luis Pérez Canchola, aseveró que, pese a no existir una estadística por parte del Instituto Nacional de Migración (INM) que indique la cantidad de población migrante en edad escolar, dentro de los distintos albergues hay niños, niñas y adolescentes a quienes se les debe respetar su derecho a la educación, y por ello la dependencia buscará garantizarlo.
“La educación de niñas y niños es un derecho que todos deben disfrutar plenamente, tanto mexicanos como extranjeros. En ese sentido, hay puntos clave cruciales, donde la administración puede demostrar su calidad humana, su disposición y sensibilidad para ofrecer salud, educación y vivienda a los migrantes”, comentó el funcionario.
Explicó cómo diariamente se realizan gestiones para atender los temas de salud, seguridad y transporte de la comunidad migrante nacional y extranjera, arribando a Tijuana por distintos motivos. Sin embargo, con el inicio del nuevo ciclo, también será necesario gestionar que las escuelas acepten inscribir a migrantes.
La falta de documentación para registrarse en la escuela, como contar con acta de nacimiento o comprobante de domicilio, son razones por las que se rechaza el ingreso de esta población, pues las escuelas no toman como domicilio fijo la dirección del albergue.
Otro factor es la equivalencia del nivel educativo, pues existe una gran concentración de menores de edad de origen extranjero, quienes deben de traducir sus documentos y así ingresar en el grado adecuado.
Por ello, la labor de la Dirección de Atención al Migrante será buscar que en el Sistema Educativo Estatal exista flexibilidad para la inscripción de los niños, niñas y adolescentes en edad escolar, ya sea otorgando más tiempo en el plazo de entrega de la documentación o haciendo válido el registro domiciliario de los albergues.
“Es mejor que los niños estén en la escuela y no en la calle. Va a ser imperioso por parte del municipio y el Estado, con sus sistemas educativos, gestionar un trato más humanitario destinado a esta población, porque no podemos permitir su deserción”, señaló Pérez Canchola.