ACCIONES EFECTIVAS DEL GOBIERNO MUNICIPAL PARA EL COMBATE AL REZAGO SOCIAL

0
59

TIJUANA, B.C.,- 03 de agosto de 2021.- El Instituto Nacional para el Desarrollo y la Capacitación Corporativa (Indecc) determinó que 23 programas presupuestales municipales y de recurso del gasto federalizado, implementados por el XXIII Ayuntamiento de Tijuana para combatir el rezago social y la desigualdad de oportunidades, han sido efectivos, desde su diseño hasta su operación, aplicados a propósito de atender a la población más vulnerable.
Con ello, la administración pública encabezada por la presidenta municipal, Karla Patricia Ruiz Macfarland, y la tesorera municipal, Olga Angélica Alcalá Pescador, mejoró la calificación en los 6 rubros considerados en el Programa Anual de Evaluación (PAE) bajo la modalidad de “Consistencia y Resultado”; además, cumplió con la normatividad que exige anualmente el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).
Asimismo, mantuvo la congruencia de los programas enfocados en el bienestar de la población, mediante la atención a los grupos más vulnerables, con lo que aseguró que el destino de los recursos recayera en quien de verdad lo necesitaba, logrando que la propia ciudadanía percibiera mayor beneficio y protección.
“El XXIII Ayuntamiento está cumpliendo de manera satisfactoria. Los 23 programas permanecen en un nivel de cumplimiento. Sobre el tema del diseño, hay un crecimiento exponencial; en planeación, se alcanzaron buenas condiciones para la ciudadanía; en focalización, se tuvo un incremento al igual que en operación”, señaló el coordinador de Indecc, Víctor Octavio Soto Aguilar.
A su vez, el funcionario explicó que, referente al tema de la percepción que tiene la ciudadanía respecto a sentirse beneficiada por medio de los programas, también se avanzó 6 puntos porcentuales, pues en el 2017 tal rubro se encontraba en un nivel bajo de cumplimiento, en 2019 ascendió a nivel medio, y este año logró mantenerse en un punto con incremento considerable.
“Hemos identificado las zonas de atención prioritaria según su localidad, y además hemos alineado los esfuerzos a nivel nacional, estatal y municipal, incluso, con los objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Todo ello se diseñó así para tener objetivos globales que nos permitieran contribuir a erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos, como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible con metas específicas que deben alcanzarse en los próximos 15 años”, aseguró Ruiz Macfarland.
Por su parte, la tesorera municipal, Olga Angélica Alcalá Pescador, explicó que la evaluación se continúa llevando a cabo, en cumplimiento con la normatividad y leyes que el gobierno federal exige que se realicen cada año por un ente externo al aparato municipal, a fin de examinar el presupuesto destinado para los programas, y conocer si se direccionó de manera correcta, con honestidad y transparencia, asegurando la administración de los recursos de forma eficaz.
Como resultado de ese proceso, este año fue seleccionado el Indecc para realizar el análisis, bajo la modalidad de “Consistencia y Resultados” aplicable a la revisión de 23 programas (10 del gobierno central y 13 de paramunicipales), la cual comenzó en mayo y finalizará los últimos días de agosto, por lo que este informe preliminar permitirá realizar las aclaraciones y observaciones pertinentes a los datos obtenidos.
“Para el XXIII Ayuntamiento es muy importante que un agente externo nos evalúe de manera imparcial, pues propicia que los modelos de difusión y hacedores de la política social usen los análisis y recomendaciones sobre el estado del desarrollo social”, enfatizó Alcalá Pescador.
La funcionaria indicó que el objetivo de dicha evaluación se centró en el análisis de 6 rubros: valorar la forma en la que se diseñaron los programas de gasto federalizado, calificar los instrumentos utilizados para la planeación con enfoque a resultados, identificar el nivel de efectividad para determinar la cobertura y su focalización.
Lo anterior, además, sirve para revisar que el gasto se ejerce con apego a la normatividad, leyes y reglas de operación específicas para cada programa; verificar que los instrumentos que se utilizan sean los adecuados a propósito de poder medir el nivel de satisfacción de la población; medir los resultados del programa y su contribución en la solución o disminución de la problemática social.
Finalmente, la tesorera municipal recalcó que esta evaluación es clave para planear, programar y presupuestar el siguiente ejercicio fiscal 2022 y, con ello, asegurar que cada meta y acción implementada contribuya a lograr los objetivos del Plan de Desarrollo de la siguiente administración.